Nosotras

La Intervención Social, a pesar de depender económicamente de las distintas administraciones públicas, se encuentra casi en su totalidad en manos privadas. Su naturaleza es esencialmente pública, pues son servicios sociales especializados destinados a las personas más vulnerables, y/o en situación o riesgo de exclusión.  Las personas que trabajamos en el sector sufrimos las consecuencias de la privatización siendo muestras condiciones laborales de precariedad extrema. Se hace notable la temporalidad y la parcialidad en la contratación, por encima de la media y los bajos salarios un 28% inferiores al salario medio español. Todo ello es una muestra más de la discriminación de género al ser este un colectivo fuertemente feminizado.

La fragilidad de nuestros derechos laborales y unos servicios precarizados afectan negativamente y coartan los derechos sociales de la ciudadania

Por otro lado regulando estos servicios existen distintos convenios colectivos bastante pobres y que colisionan por sus actividades, interrelacionadas, y por  la realidad de las entidades y empresas que  las gestionan y aglutinan. Las plantillas estamos apartadas y desperdigadas, también sindicalmente entre las distintas federaciones de CCOO. Convenio de reforma y protección de menores, convenio de ocio educativo, convenio de  discapacidad, convenio de dependencia… y el último (con mejores salarios) el convenio de acción e intervención social. Creemos que ha llegado el momento de poner freno a estos procesos de desgajar y desconectar servicios y profesionales, construyendo un espacio conjunto de actuación, cohesión sindical  y empoderamiento de estas trabajadoras y trabajadores.

Ante esta situación de precariedad, y debido a la fuerte atomización que sufrimos como colectivo, surge la Coordinadora de Intervención Social de CCOO de Madrid, la cual nace para luchar por dos objetivos inmediatos:

  • Aplicación de los convenios colectivos sectoriales como suelo mínimo: El Convenio Colectivo de Acción e Intervención Social más de un año después de entrar en vigor, gran parte de las empresas y entidades se niegan a aplicarlo, o lo aplican parcial y/o torticeramente, en detrimento de las condiciones laborales.
  • Mejorar los pliegos de condiciones en las licitaciones. Incorporación de cláusulas sociales, reconocimiento del convenio y de la subrogación y una adecuada dotación presupuestaria y de plantilla, para que se garantice el cumplimiento de los pliegos en todos sus aspectos.

Desde la Coordinadora de Intervención Social de CCOO de Madrid, consideramos que, en realidad, la única manera de garantizar unas condiciones dignas en el sector y una intervención social de calidad, no asistencialista y alejada de la caridad, es mediante la gestión directa de todos los recursos y servicios por las distintas administraciones públicas. El lucro patronal y los intereses privados distorsionan en origen nuestra labor, por eso planteamos la necesidad de luchar por la gestión pública y directa de todos los servicios a la ciudadanía, y por la dignificación de sus profesionales.

¡POR UNA INTERVENCIÓN SOCIAL PÚBLICA Y DE CALIDAD!

¡POR UNAS CONDICIONES LABORALES DIGNAS!

¡ORGANÍZATE, LUCHA! ¡UNIDAS MEJOR!